img7

General

La Lúdica

30 May , 2016  

El concepto de lúdica es tan amplio como complejo, pues se refiere a la necesidad del ser humano, de comunicarse, de sentir, expresarse y producir en los seres humanos una serie de emociones orientadas hacia el entretenimiento, la diversión, el esparcimiento, que nos llevan a gozar, reír, gritar e inclusive llorar en una verdadera fuente generadora de emociones.

La lúdica fomenta el desarrollo Psico-social, la conformación de la personalidad, evidencia valores, puede orientarse a la adquisición de saberes, encerrando una amplia gama de actividades donde interactúan el placer, el gozo, la creatividad y el conocimiento.

De acuerdo a Carlos Alberto Jiménez Vélez, la lúdica es una actitud que nos ha acompañado desde siempre e inicia desde la etapa intrauterina. El feto desde el útero juega con el cordón umbilical, patea, etc. Es decir, se nace jugando, puesto que la información cognitiva de carácter lúdico subyace en la memoria filètica (Es la memoria innata que contiene el sistema nervioso y se refiere a toda la información propia de nuestra especie y de otros que heredamos).

La lúdica es una actitud frente a la vida en la que se produce goce, disfrute, distención en espacios cotidianos a través de actividades como el juego. A través del juego el cerebro produce neurotransmisores, hormonas, péptidos, moléculas de la emoción, que activan otras áreas del cerebro, principalmente las del sistema límbico. En el sistema límbico se encuentra la amígdala lateral, que tiene incidencia en el afecto, la cooperación y la solidaridad que produce el juego en el aprendizaje. Además se activa el hipocampo reforzando todos aquellos procesos relacionados con la memoria. También se activa el

núcleo caudado en actividades de juegos de rol y otras donde se implica el afecto y el amor.

Teniendo en cuenta lo anterior el autor concluye que “las actividades lúdicas permiten al ser humano reorientar su vida hacia actividades constructivas en todo lo relacionado con el aprendizaje, la creatividad y la aplicación del conocimiento. También el afecto, el placer, la solidaridad, la cooperación que producen las actividades lúdicas permitirán la construcción de una vida social y comunitaria”

Para Jiménez la lúdica no implica solo juego (aunque todo juego es lúdico), implica también el sentido del humor, el arte, el baile, el sexo, el amor y el afecto.

Este autor también resalta que a partir de la lúdica y la creatividad se pueden potenciar los siguientes procesos:

  • Capacidad de abstracción y de juicios críticos para ser innovadores y creativos.
  • Capacidad de entender los nuevos modelos de comunicación y de trabajo en equipo.
  • Capacidad de promover procesos de paz, de cooperación y de solidaridad.
  • Capacidad de entender problemas sistémicos y dinámicos.
  • Capacidad de asombro y de curiosidad.
  • Capacidad de solución de problemas utilizando heurísticas.
  • Capacidad de promover procesos de acción y de gestión a nivel social.
  • Capacidad de imaginar y de fantasear.
  • Capacidad de ligar lo operativo con lo emotivo y con lo cognitivo.
  • Capacidad de manejar y procesar información, no de memorizar.
  • Capacidad de lectura y escritura de los nuevos códigos de la modernidad.
  • Capacidad de producir nuevos conocimientos

Por otro lado, Nunes (2002) nos aporta que desde Platón se destacó la importancia de la práctica deportiva (lúdica) en la niñez, esta práctica debía estar relacionada con la enseñanza de otras disciplinas como la higiene o el comportamiento ético. Más adelante los jesuitas en el siglo XVIII introdujeron el tema de “cultura física”.

Nunes (2002), basándose en los aportes de Jean Piaget nos describe como es el juego en la etapa de la escuela primaria, es decir en la fase operacional concreta.

Aparte de las evoluciones que se dan en esta etapa en cuanto a memoria y raciocinio, se destaca la creatividad. En esta etapa la creatividad se convierte en algo deliberado y con una meta, y trabaja rompiendo estructuras rígidas. Se puede decir que el niño descubre la capacidad de resolver problemas, de cuestionar, de tener un juicio autónomo e independiente, que generan en el niño placer y satisfacción.

A partir de esta etapa los juegos se presentan acompañados de reglas, puesto que se ha soltado un poco de su egocentrismo y va aumentando la confianza en sí mismo y en el otro (nosotros). Las reglas son puestas o aceptadas en grupo y reflejan experiencias y valores de la propia comunidad la que los niños pertenecen. El adulto juega un papel importante brindando seguridad y confianza y siendo un guía en el proceso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Quiero una Prueba GRATUITA!





Nombre

Email

Teléfono

Ciudad

País